Ir al contenido principal

La caja roja


Se deja caer con decisión en la silla colocándose centrado, con la espalda recta, las piernas a noventa grados, y con un saltito se impulsa hacia delante acercándose al ordenador. Presiona el botón de encendido y exhala un suspiro que se oye en toda la casa; mira el reloj. Las diez de la mañana, es temprano.

Contempla absorto la pantalla mientras se abren las aplicaciones una tras otra; escribe la contraseña “cajaroja” y clickea sobre el icono del explorer; no se conecta; le da otra vez, pero nada; una tercera, tampoco. ¡No, otra vez no por favor! Se levanta y se dirige al estante donde tiene el router, esa especie de bicho plano con antenas que va por libre; apaga el interruptor cuenta hasta diez y lo enciende; las lucecitas verdes bailan alternativamente hasta que, lo sabe, se estabilizan.

El pequeño abanico indicando la calidad de la conexión se ilumina. Ahora sí brota desde las profundidades de internet el omnisciente Google ofreciéndole el mundo entero. Todo es posible y todo está por hacer. Suspira de nuevo colocando los lápices en alineación geométrica y contempla la fotografía en blanco y negro que tiene apoyada entre los montones de libros en las repisas de la pared, encima del escritorio.

Teclea:” Bamako casa rural”. ¡Dos apartamentos! ¡Anda! no es posible, cómo ha cambiado todo en diecisiete años, y eso que los bandidos fundamentalistas están por todas partes. Sabe que no puede ir, que su salud no se lo permite, pero no puede dejar de añorar el continente africano. Se pasa una mano por la canosa y espesa barba y cierra los ojos por un instante.

Teclea: “Oporto casa rural”. La pantalla se llena con infinidad de portales que ofrecen casas rurales en Portugal. ¡Al ataque! Vuelve a mirar la fotografía y se percata de una mota de polvo que empaña el cristal que la protege. Tengo que decirle a la señora Nati, cuando venga el miércoles, que haga a fondo el estudio. Y pasa el dedo con ternura por uno de los rostros que hay en la fotografía.

Se sumerge en la espesa selva de la reservas online y guarda veinte o treinta casas como favoritas. Bueno esto no es tan difícil, ¿quién decía que estaba viejo para esto? Entorna los ojos y tuerce la sonrisa picarona hacia la foto. Es antigua pero no le importa, se la llevará con él. Estarías orgullosa de mí, siempre estuviste convencida que la tecnología podría mejorar nuestras vidas si se usaban bien. Te gustaría esto de Internet, Lucía. Yo nunca estuve muy convencido, pero ya mes ves.

Se dispone a revisarlas y se dice que elegirá una casa que sea acogedora y no muy cara. No le falta de nada, pero el sueldo de pensionista no da para lujos. Elige cuatro y confirma la reserva; una tras otra, al introducir las fechas, se la rechazan. “No hay disponibilidad. Cambia de fechas y pruébalo otra vez.¡Son unos hijos de...! Te marean, te hacen babear como al perro de Pavlov, y luego te lo niegan para que te conformes con cualquier porquería de habitáculo. Las venas de las sienes se le hinchan como culebrillas y los gritos, que salen de su garganta agotada de profesor, suenan desgarrados. Pero a quién importa, y vuelve a empezar de nuevo. El reloj marca las dos cuarenta y seis, decide seguir y saltarse la comida. Pasará con un par vasos de agua. No lo deja hasta que le aceptan la reserva en un apartamento en el centro, bien entrada ya la noche. Se echa en el sillón.

Lo he encontrado. Vive en Oporto, ¿recuerdas lo bonito que nos pareció en el noventa y ocho?  Cómo me gustaría que estuvieras aquí. Le ha ido bien, ha estudiado biología marina, se ha casado y tiene dos preciosos niños. Nuestros nietos, Lucía, ¿te das cuenta? Voy a conocer a nuestro hijo y a nuestros nietos de golpe. Le contaré lo mucho que lo hemos amado, que siempre lo buscamos. Teníamos dieciséis y diecisiete años, nuestros padres decidieron por nosotros, y que... tengo tantas cosas que contarle.

Besa la fotografía donde aparecen los dos críos, que eran en el sesenta y uno, dándose la mano, y la introduce en una pequeña caja de color rojo junto a otras fotografías. También hay postales, cartas, documentos y un recordatorio del entierro de Lucía; toda una vida, allí metida.

El ringring de una bocina de bicicleta le anuncia la entrada de un WhatsApp. Es del hijo. Lo abre inmediatamente y una palidez azulada se va apoderando de su rostro mientras lee: “Disculpe, señor Daniel. He estado pensando y he cambiado de opinión, prefiero que no nos veamos. Las cosas han sido así durante cuarenta y siete años y no me ha ido mal, soy feliz. Prefiero dejarlo como está. Lo siento, tal vez más adelante. Le deseo lo mejor. No se preocupe, no le guardo ningún tipo de rencor. Saludos”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un pozo llamado tristeza

Me tenía acostumbrada a no descolgar el teléfono. Pero esta vez llevaba quince días desconectado o fuera de cobertura. Empecé a preocuparme y volví a presionar el telefonillo verde de mi móvil, pero nada. Me puse el abrigo y salí en dirección a su casa. Toque el timbre y abrí la puerta con la llave que se resignó a darme después de mucho insistir. La casa estaba fría. Olía a agrio y a caca de gato. No pude evitar una arcada de asco. No me gustan los gatos, ni la suciedad. − ¡Tía Luisa!− la llamé, mientras entraba haciendo ruido para no asustarla. La encontré tirada durmiendo en el sofá rodeada de latas de cerveza y con la bata abierta dejando sus muslos al descubierto. A pesar de la indecorosa escena afloraba belleza de su cuerpo dolorido de tanto vivir. − ¡Luisa...!, ¡tía…!, despierta vas a resfriarte. No has encendido la calefacción y hace un frío de muerte esta semana. − No importa – contestó, mientras hacía un esfuerzo para incorporarse cubriéndose las piernas con tardío pudor. −Pues …

Mujeres, Sarah Boone

Me plantée aportar mi granito de arena a este once de febrero y escribir alguna cosa sobre una mujer de la que nunca hubiera oído hablar. ¡Hay tantas y tan olvidadas!, que tardé mucho en decidirme por una. El tiempo que me llevó sirvió para guardar una larga lista en mi blog de notas que, con placer, iré descubriendo poco a poco. Elegí a Sarah Boone por ser la primera mujer afroamericana en obtener los derechos de patente de un invento y en una época terrible. Recordareis que no antes de terminar la guerra de secesión americana en 1865, no se abolió la esclavitud en el sur de Norteamérica, y Sarah nació en febrero de 1832 en el condado de Craven, Carolina del Norte, cerca de la ciudad de New Bern, en plena zona esclavista. Nuestra ingeniosa protagonista con quince años se casó, en noviembre de 1847, con un liberto llamado James Boone con el que tuvo ocho hijos. Me pregunté si ella también había sido liberada, o tuvo la opción de comprar su libertad, pero no encontré información al respe…

Me gusta tu olor

Si has estado en África subsahariana, sabrás de lo que hablo. Si no, pídele a alguien que te lea mi relato despacio y cierra los ojos. Trasládate con la imaginación al “Grand Marché” de Porto Novo, en Benín. Visualízate paseando inmerso en un calor sofocante, entre un sinfín de tenderetes obligándote a ralentizar tus movimientos, y agudiza los sentidos. El recorrido va perturbando tu olfato con multitud de olores mientras graban emociones fuertes en tu mente. 

A tu derecha descubres delicados perfumes de frutas maduras de vivos colores, que te sumergen en un paraíso desconocido lleno de dulces. Mientras el olor espeso a polvo rojo, como la tierra que pisas, es seco y agrio. Polvo que se filtra a través de esa pelusilla de las aletas de tu nariz, que tendrás que limpiar cada noche si deseas volver a zambullirte en nuevas fragancias a la mañana siguiente.

A tu izquierda, guindillas enanas tan rojas como la sangre, que te harán estornudar haciendo sonreír socarronamente a la vendedora, y q…