Ir al contenido principal

¿El primer capítulo de un thriller?


El coche lo aparca en la plaza veintiuno de la planta menos tres, no puede olvidarlo, tiene que recoger a Marina en el colegio puntualmente, no le gustaría retrasarse y que creyera que se olvidó de ella; además, no soportaría oír otro de esos cansinos discursos de Luis. Será rápida, recogerá la documentación que hay que presentar el lunes y así podrá aprovechar todo el fin de semana mientras la niña está con su padre. Solo perderá un momentito.

Se calza los zapatos, que siempre se saca para conducir, sale del coche alisándose la falda y se pasa los dedos de peine por el recogido mientras corre hacia al ascensor. Presiona el botón de la planta ocho y comprueba la pulcritud de sus dientes en el espejo, como hace siempre.

-Buenos días, Ángela. Por favor, ¿me das los documentos que te dejó la jefa para mí?

-Buenos días, Clara. ¿Qué documentos?

-Los de la carpeta azul. ¡No me asustes! ¿No te los dio?

-Pues no. Pero ayer no estuve en toda la mañana y tal vez se los dejó a su secretario. Voy a ver. Guárdame el puesto, ¿quieres?

La mujer desaparece por la puerta de dirección mientras ella se tensiona y se pregunta por qué narices se le ha ocurrido pasarse por el trabajo antes de recoger a su hija. ¿Por qué está tardando tanto? ¿Qué está haciendo allí dentro? Mejor será volver luego. Y se da la vuelta para irse.

En ese instante sale del ascensor una hermosa joven con un bebé en brazos. Le pregunta, atropelladamente, dónde está la recepcionista.

­-Ángela ha ido a buscarme unos papeles y ahora vuelve.

- ¿Podrías quedarte con mi niña mientras regresa? Tengo una entrevista de trabajo y no tengo a nadie con quien dejarla. Ángela me dijo que no tenía inconveniente en cuidarla, que hay un pequeño cuarto con cámara y la podría vigilar sin ponerse en un compromiso.

-Lo siento pero no me es posible, tengo que irme enseguida, la mía espera que vaya a buscarla a la escuela.

- ¡Por favor, estoy llegando tarde y es importante que consiga este trabajo, lo necesito! Tú también eres madre y puedes comprenderme. Dijiste que tiene que traerte unos papeles, entonces no puede tardar. ¿No?

La joven madre está a punto de llorar y le tiemblan las piernas, lo que hace que la compasión sea más fuerte que la razón, y Clara accede. Ya no puede irse, habrá que esperar.

Por un momento se relaja con la pequeña, que es una preciosidad y le sonríe mientras ejercita sus primeros vocablos. Pero la realidad se impone otra vez, la angustia se apodera de ella; cuando está a punto de gritar entra la recepcionista con la carpeta azul.

- ¡Por fin! ¡Cuánto has tardado! Toma al bebé de tu amiga, no le he preguntado ni su nombre, pero ha entrado en el despacho 2B. Gracias y buen fin de semana.

Se dirige hacia el ascensor sin mirar el reloj por miedo. El elevador se para en la planta seis para recoger a dos ejecutivos engominados que también van al parking. Sin perder un minuto se dirige al coche.

Encuentra la llave en las profundidades del bolso y... Qué extraño ¿no había cerrado el coche?, no importa, debe llegar al colegio lo antes posible. Se levanta un poco la falda para entrar y se sienta dejando el bolso en el lado del acompañante. Le parece raro que el asiento esté tan retirado hacia atrás, pero deduce que algún chaval entró y estuvo jugando en él. Cierra la puerta de un golpe e introduce la llave en el contacto.

-¡No entra! ¡La madre que...! ¿no podría haber ido a jugar a otro sitio? Qué habrá metido dentro para obturar ¿chicle?

Busca su móvil y enciende la aplicación de la linterna agachándose bajo el volante, pero no ve nada en la cerradura. Busca en la bolsa la aguja de coser que siempre lleva en esos packs de costura para una urgencia y la introduce con tanta rabia que la rompe dejando un trozo dentro. ¡Ahora sí que la ha fastidiado!

Decide coger un taxi no sin antes sacar de la guantera los CD de Brad Mehldau.

-¡Me los ha robado, el muy…!

Entonces es cuando advierte que en su lugar hay una cartuchera con una pistola.

- ¿Cómo puede ser? ¿Será, que…? ¡Joder! ¡Este no es mi coche!

El miedo se apodera de ella, coge sus cosas y sale pitando en dirección a la salida. El letrero está claro; planta menos dos. Baja un piso por las escaleras y localiza su vehículo donde lo dejó. Ya sentada, reclina un instante su sien en el volante y respira profundamente mientras se pregunta en qué tipo de trampa ha caído para ser capaz de creerse la película del ladronzuelo antes que asumir su error.

Un fuerte golpe de llaves en el cristal de la ventanilla la sobresalta, sacándola de sus pensamientos, y la obliga a mirar. Un hombre grande, con bigote, le está gritando, enfurecido, algo que no entiende. El terror se apodera de ella por completo y arranca a todo gas sin mirar atrás. Si lo hubiera hecho habría visto que le estaba apuntando con la pistola.

 

 
 
 
Nota: Si queréis saber que ocurre luego, me degustaría que lo dijerais, a ver si me animo a terminar .
 

 

Comentarios

  1. Hola Cristina! Por supuesto que debes seguir, estás haciendo un gran trabajo en tu blog. Saludos y espero la continuación para ver un poco más de que se trata..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo, Martin. Se hará lo que se pueda :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un pozo llamado tristeza

Me tenía acostumbrada a no descolgar el teléfono. Pero esta vez llevaba quince días desconectado o fuera de cobertura. Empecé a preocuparme y volví a presionar el telefonillo verde de mi móvil, pero nada. Me puse el abrigo y salí en dirección a su casa. Toque el timbre y abrí la puerta con la llave que se resignó a darme después de mucho insistir. La casa estaba fría. Olía a agrio y a caca de gato. No pude evitar una arcada de asco. No me gustan los gatos, ni la suciedad. − ¡Tía Luisa!− la llamé, mientras entraba haciendo ruido para no asustarla. La encontré tirada durmiendo en el sofá rodeada de latas de cerveza y con la bata abierta dejando sus muslos al descubierto. A pesar de la indecorosa escena afloraba belleza de su cuerpo dolorido de tanto vivir. − ¡Luisa...!, ¡tía…!, despierta vas a resfriarte. No has encendido la calefacción y hace un frío de muerte esta semana. − No importa – contestó, mientras hacía un esfuerzo para incorporarse cubriéndose las piernas con tardío pudor. −Pues …

Mujeres, Sarah Boone

Me plantée aportar mi granito de arena a este once de febrero y escribir alguna cosa sobre una mujer de la que nunca hubiera oído hablar. ¡Hay tantas y tan olvidadas!, que tardé mucho en decidirme por una. El tiempo que me llevó sirvió para guardar una larga lista en mi blog de notas que, con placer, iré descubriendo poco a poco. Elegí a Sarah Boone por ser la primera mujer afroamericana en obtener los derechos de patente de un invento y en una época terrible. Recordareis que no antes de terminar la guerra de secesión americana en 1865, no se abolió la esclavitud en el sur de Norteamérica, y Sarah nació en febrero de 1832 en el condado de Craven, Carolina del Norte, cerca de la ciudad de New Bern, en plena zona esclavista. Nuestra ingeniosa protagonista con quince años se casó, en noviembre de 1847, con un liberto llamado James Boone con el que tuvo ocho hijos. Me pregunté si ella también había sido liberada, o tuvo la opción de comprar su libertad, pero no encontré información al respe…

Me gusta tu olor

Si has estado en África subsahariana, sabrás de lo que hablo. Si no, pídele a alguien que te lea mi relato despacio y cierra los ojos. Trasládate con la imaginación al “Grand Marché” de Porto Novo, en Benín. Visualízate paseando inmerso en un calor sofocante, entre un sinfín de tenderetes obligándote a ralentizar tus movimientos, y agudiza los sentidos. El recorrido va perturbando tu olfato con multitud de olores mientras graban emociones fuertes en tu mente. 

A tu derecha descubres delicados perfumes de frutas maduras de vivos colores, que te sumergen en un paraíso desconocido lleno de dulces. Mientras el olor espeso a polvo rojo, como la tierra que pisas, es seco y agrio. Polvo que se filtra a través de esa pelusilla de las aletas de tu nariz, que tendrás que limpiar cada noche si deseas volver a zambullirte en nuevas fragancias a la mañana siguiente.

A tu izquierda, guindillas enanas tan rojas como la sangre, que te harán estornudar haciendo sonreír socarronamente a la vendedora, y q…