Ir al contenido principal

Aprendiendo a narrar: ¿El primer capítulo de un thriller?


El coche lo aparca en la plaza veintiuno de la planta menos tres, no puede olvidarlo, tiene que recoger a Marina en el colegio puntualmente, no le gustaría retrasarse y que creyera que se olvidó de ella; además, no soportaría oír otro de esos cansinos discursos de Luis. Será rápida, recogerá la documentación que hay que presentar el lunes y así podrá aprovechar todo el fin de semana mientras la niña está con su padre. Solo perderá un momentito.

Se calza los zapatos, que siempre se saca para conducir, sale del coche alisándose la falda y se pasa los dedos de peine por el recogido mientras corre hacia al ascensor. Presiona el botón de la planta ocho y comprueba la pulcritud de sus dientes en el espejo, como hace siempre.

-Buenos días, Ángela. Por favor, ¿me das los documentos que te dejó la jefa para mí?

-Buenos días, Clara. ¿Qué documentos?

-Los de la carpeta azul. ¡No me asustes! ¿No te los dio?

-Pues no. Pero ayer no estuve en toda la mañana y tal vez se los dejó a su secretario. Voy a ver. Guárdame el puesto, ¿quieres?

La mujer desaparece por la puerta de dirección mientras ella se tensiona y se pregunta por qué narices se le ha ocurrido pasarse por el trabajo antes de recoger a su hija. ¿Por qué está tardando tanto? ¿Qué está haciendo allí dentro? Mejor será volver luego. Y se da la vuelta para irse.

En ese instante sale del ascensor una hermosa joven con un bebé en brazos. Le pregunta, atropelladamente, dónde está la recepcionista.

­-Ángela ha ido a buscarme unos papeles y ahora vuelve.

- ¿Podrías quedarte con mi niña mientras regresa? Tengo una entrevista de trabajo y no tengo a nadie con quien dejarla. Ángela me dijo que no tenía inconveniente en cuidarla, que hay un pequeño cuarto con cámara y la podría vigilar sin ponerse en un compromiso.

-Lo siento pero no me es posible, tengo que irme enseguida, la mía espera que vaya a buscarla a la escuela.

- ¡Por favor, estoy llegando tarde y es importante que consiga este trabajo, lo necesito! Tú también eres madre y puedes comprenderme. Dijiste que tiene que traerte unos papeles, entonces no puede tardar. ¿No?

La joven madre está a punto de llorar y le tiemblan las piernas, lo que hace que la compasión sea más fuerte que la razón, y Clara accede. Ya no puede irse, habrá que esperar.

Por un momento se relaja con la pequeña, que es una preciosidad y le sonríe mientras ejercita sus primeros vocablos. Pero la realidad se impone otra vez, la angustia se apodera de ella; cuando está a punto de gritar entra la recepcionista con la carpeta azul.

- ¡Por fin! ¡Cuánto has tardado! Toma al bebé de tu amiga, no le he preguntado ni su nombre, pero ha entrado en el despacho 2B. Gracias y buen fin de semana.

Se dirige hacia el ascensor sin mirar el reloj por miedo. El elevador se para en la planta seis para recoger a dos ejecutivos engominados que también van al parking. Sin perder un minuto se dirige al coche.

Encuentra la llave en las profundidades del bolso y... Qué extraño ¿no había cerrado el coche?, no importa, debe llegar al colegio lo antes posible. Se levanta un poco la falda para entrar y se sienta dejando el bolso en el lado del acompañante. Le parece raro que el asiento esté tan retirado hacia atrás, pero deduce que algún chaval entró y estuvo jugando en él. Cierra la puerta de un golpe e introduce la llave en el contacto.

-¡No entra! ¡La madre que...! ¿no podría haber ido a jugar a otro sitio? Qué habrá metido dentro para obturar ¿chicle?

Busca su móvil y enciende la aplicación de la linterna agachándose bajo el volante, pero no ve nada en la cerradura. Busca en la bolsa la aguja de coser que siempre lleva en esos packs de costura para una urgencia y la introduce con tanta rabia que la rompe dejando un trozo dentro. ¡Ahora sí que la ha fastidiado!

Decide coger un taxi no sin antes sacar de la guantera los CD de Brad Mehldau.

-¡Me los ha robado, el muy…!

Entonces es cuando advierte que en su lugar hay una cartuchera con una pistola.

- ¿Cómo puede ser? ¿Será, que…? ¡Joder! ¡Este no es mi coche!

El miedo se apodera de ella, coge sus cosas y sale pitando en dirección a la salida. El letrero está claro; planta menos dos. Baja un piso por las escaleras y localiza su vehículo donde lo dejó. Ya sentada, reclina un instante su sien en el volante y respira profundamente mientras se pregunta en qué tipo de trampa ha caído para ser capaz de creerse la película del ladronzuelo antes que asumir su error.

Un fuerte golpe de llaves en el cristal de la ventanilla la sobresalta, sacándola de sus pensamientos, y la obliga a mirar. Un hombre grande, con bigote, le está gritando, enfurecido, algo que no entiende. El terror se apodera de ella por completo y arranca a todo gas sin mirar atrás. Si lo hubiera hecho habría visto que le estaba apuntando con la pistola.

 
 
 
 
Nota: Si queréis saber que ocurre luego, me degustaría que lo dijerais, a ver si me animo a terminar .
 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las cosas "NO" son así y punto

Dicen que cuando el sabio señala la Luna, el necio mira el dedo.
Proverbio chino

La mayoría hemos recibido una educación basada en certezas. No solo en el colegio, sino en casa. Seguro que, en algún momento, alguno de vuestros progenitores, cuando ya cansados de vuestras preguntas, sentenciaron: “Es así porque siempre ha sido así y punto” o “Es así porque lo digo yo” Se negaban, tanto a ellos como a nosotros, la posibilidad de razonar, de dudar que lo aprendido tal vez fuera erróneo. A medida que fui leyendo divulgación comprendí que la ciencia es un proceso, no un dogma. Un procedimiento para aprender, para saber cómo funcionan las cosas y no un conjunto de las que ya se saben. Que, en ciencia, es más importante aprender a hacer preguntas que a encontrar respuestas.
Recuerdo la revelación de la palabra contingencia por parte de Stephen Jay Gould, hablando de evolución. Las cosas son así, pero hubieran podido ser de otra forma y sobretodo podían cambiar en un futuro. “Las cosas NO son …

Números para entrever lo infinito

Para ver el mundo en un grano de arena,
y el cielo en una flor silvestre,
abarca el infinito en la palma de tu mano
y la eternidad en una hora

Como la mayoría de nosotros tengo experiencias de mi infancia en las que recuerdo la casa de mis tíos, o la panadería de mi barrio, con un tamaño mucho más grande de lo que pude comprobar de mayor. Siempre me sorprendió ese fenómeno y he tenido curiosidad por saber por qué ocurría. Ahora sé que, sin duda, mi sentido de la escala estaba dañado como del que creó las idealizadas figuras de El Greco. Exageraba las dimensiones físicas, los detalles de mi pequeño hábitat tanto como el impacto emocional que me causaban. Este es solo un ejemplo de cómo los humanos distorsionamos la realidad. La evolución nos ha dotado de una visión de la vida a escala humana. Solo prestamos atención a lo que ocurre a nuestro alrededor, nos interesamos por los objetos que podemos ver y contar con los dedos de una mano. Nuestro sentido del tiempo solo refleja nuestras e…

Un descubrimiento muy “cool”