Ir al contenido principal

Charles


El mes pasado lo vi en la calle, debía ser un miércoles porque es cuando visito a la abuela en la ciudad. Lo distinguí de lejos acompañado de una de sus hijas pequeñas, permanecían delante la tienda nueva de juguetes que abrieron en verano. Crucé la vía para verlo mejor y descubrí a un hombre atractivo a pesar de su edad, de cara redonda, enmarcada por grandes patillas canosas, bombín negro y traje de paño gris un poco arrugado. La niña le decía algo y se agachó para oírla mejor mientras acariciaba su cabecita. Entonces me percaté de que la pequeña lloraba. Le secó con ternura las lágrimas, se quitó el sombrero para entrar en el establecimiento y desaparecieron. La escena me dejó una deliciosa sensación de intimidad.

Nos han invitado a tomar el té en la casa grande y voy a conocerlo. Me tiemblan un poco las piernas, espero tener la oportunidad de hablar con él.

Hannah, una amiga de su hijo mayor, William, me contó que se pasa el día paseando por el enorme jardín familiar, recogiendo plantas y bichos que luego disecciona y dibuja meticulosamente. En las paredes de su despacho tiene una impresionante colección de plánctones que fue dibujando durante sus viajes.

Alejado de la casa, está el que llaman el laboratorio.  Su mujer, Emma, no se acerca nunca por allí; dice que huele a putrefacción. No comprende cómo puede pasarse tantas horas allí dentro rodeado de porquería y animales muertos. Por lo visto, cuando estudiaba en Cambridge aprendió el arte de la taxidermia de un esclavo liberto, oficio que enseñó a Eugene, su ayudante. Este hierve los cadáveres y los deja limpios de carne para que él, luego, compare las características de los esqueletos que anota y dibuja en centenares de libretas pulcramente organizadas y numeradas.



Ahí está, sentado en el sofá orejero del salón. De cerca se entrevé a un hombre bondadoso, algo distante. Me pregunto si es él quien toca el piano que hay al fondo de la estancia. Frente despejada que anuncia calvicie, pobladas cejas blancas, manos rudas como las de los campesinos, el mismo traje gris oscuro, algo arrugado. Está pálido. Dicen que cuando trabaja demasiado se angustia tanto que enferma. El peso del descubrimiento no ha de ser fácil de sobrellevar.

Una vez hechas las presentaciones y servido el té, es el momento de preguntar.

- Disculpe mi atrevimiento, señor, pero me gustaría que me explicara el porqué de tanto revuelo. ¿Tuvo usted una revelación o algo así?

Me regala una sonrisa complacida y pienso que tal vez me he excedido con mi entusiasmo.

- No, no ha sido una revelación. Las ideas no surgen de repente como por arte de magia, se forjan lentamente. Se requiere curiosidad, tesón, inquietudes como las suyas, querida señorita. Y mucho tiempo. A veces se necesitan varias generaciones para comprender.

- ¿Comprender el qué?

Su semblante se ensombrece un poco mientras sopesa sus palabras.

-Antes de contarle con todo detalle en qué consiste, deje que le diga que las consecuencias de ello hacen temblar los cimientos de todo en lo que hemos creído hasta ahora. Que me ha sido muy duro tener que cuestionar los cimientos en la que se ha construido nuestra cultura, pero que la evidencia es indiscutible. No podré terminar de demostrarlo, pero no importa, otros lo harán por mí.

Y siguió:

-Ya conocía algunas teorías sobre evolución. Mi abuelo hablaba de ello, y también Lamarck pensó sobre el asunto. Por aquel entonces ya era obvio que las especies cambian, que se transforman, pero no se sabía cómo o porqué lo hacen. Yo solo he contribuido con ese “como”: Un mecanismo que he llamado selección natural.

- ¿Qué es la selección natural?
Si queréis saber en que consiste la evolución, y su método la selección natural de una manera rigurosa y amena, os recomiendo el libro de Richard Dawkins "Evolución"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un pozo llamado tristeza

Me tenía acostumbrada a no descolgar el teléfono. Pero esta vez llevaba quince días desconectado o fuera de cobertura. Empecé a preocuparme y volví a presionar el telefonillo verde de mi móvil, pero nada. Me puse el abrigo y salí en dirección a su casa. Toque el timbre y abrí la puerta con la llave que se resignó a darme después de mucho insistir. La casa estaba fría. Olía a agrio y a caca de gato. No pude evitar una arcada de asco. No me gustan los gatos, ni la suciedad. − ¡Tía Luisa!− la llamé, mientras entraba haciendo ruido para no asustarla. La encontré tirada durmiendo en el sofá rodeada de latas de cerveza y con la bata abierta dejando sus muslos al descubierto. A pesar de la indecorosa escena afloraba belleza de su cuerpo dolorido de tanto vivir. − ¡Luisa...!, ¡tía…!, despierta vas a resfriarte. No has encendido la calefacción y hace un frío de muerte esta semana. − No importa – contestó, mientras hacía un esfuerzo para incorporarse cubriéndose las piernas con tardío pudor. −Pues …

Mujeres, Sarah Boone

Me plantée aportar mi granito de arena a este once de febrero y escribir alguna cosa sobre una mujer de la que nunca hubiera oído hablar. ¡Hay tantas y tan olvidadas!, que tardé mucho en decidirme por una. El tiempo que me llevó sirvió para guardar una larga lista en mi blog de notas que, con placer, iré descubriendo poco a poco. Elegí a Sarah Boone por ser la primera mujer afroamericana en obtener los derechos de patente de un invento y en una época terrible. Recordareis que no antes de terminar la guerra de secesión americana en 1865, no se abolió la esclavitud en el sur de Norteamérica, y Sarah nació en febrero de 1832 en el condado de Craven, Carolina del Norte, cerca de la ciudad de New Bern, en plena zona esclavista. Nuestra ingeniosa protagonista con quince años se casó, en noviembre de 1847, con un liberto llamado James Boone con el que tuvo ocho hijos. Me pregunté si ella también había sido liberada, o tuvo la opción de comprar su libertad, pero no encontré información al respe…

Me gusta tu olor

Si has estado en África subsahariana, sabrás de lo que hablo. Si no, pídele a alguien que te lea mi relato despacio y cierra los ojos. Trasládate con la imaginación al “Grand Marché” de Porto Novo, en Benín. Visualízate paseando inmerso en un calor sofocante, entre un sinfín de tenderetes obligándote a ralentizar tus movimientos, y agudiza los sentidos. El recorrido va perturbando tu olfato con multitud de olores mientras graban emociones fuertes en tu mente. 

A tu derecha descubres delicados perfumes de frutas maduras de vivos colores, que te sumergen en un paraíso desconocido lleno de dulces. Mientras el olor espeso a polvo rojo, como la tierra que pisas, es seco y agrio. Polvo que se filtra a través de esa pelusilla de las aletas de tu nariz, que tendrás que limpiar cada noche si deseas volver a zambullirte en nuevas fragancias a la mañana siguiente.

A tu izquierda, guindillas enanas tan rojas como la sangre, que te harán estornudar haciendo sonreír socarronamente a la vendedora, y q…