Ir al contenido principal

Almuerzo con Natalia


Almuerzo con Natalia

La semana pasada estuve con mi querida amiga Natalia almorzando en nuestro restaurante preferido. Cuando la vi entrar ya note que algo le pasaba, pero espere que ella me lo contara si le apetecía. En el postre, con su vaso de vino blanco vacío y los ojos chispeantes per el alcohol, me conto lo que ocurría.

 

NATALIA-Hoy he ido a recoger los resultados del análisis de sangre y sigo teniendo el TSH alto. Sigo con hipotiroidismo

 

YO-Lo siento mucho

NATALIA- Es que no lo comprendo. He hecho todo lo que me han mandado. Régimen especial, las infusiones y las cuatro capsulas diarias

 

¡Esa era la ocasión me dije, Natalia dudaba!! Lo había probado un montón de veces, se lo había argumentado de mil maneras, pero ella seguía creyendo en su... no sabría como llamarlo, sanador, curandero. En sus recetas milagrosas y sus imposiciones de manos para canalizar la energía de nuestro cuerpo/mente.

Puse en marcha mi artillería y ataqué.

 

YO- ¿Pero por qué sigues creyendo en lo que te dice ese hombre si ves que no funciona?

 

NATALIA- Porque no es un hombre cualquiera es un médico con muchos estudios sobre “medicina”, reconocido en todo el mundo por sus dotes como sanador. Ha curado a mucha gente. Conoce perfectamente los chacras y nuestros puntos de energía, sabiendo canalizarlos. Sí que funciona, seré yo que estoy haciendo algo mal.

 

YO- ¿Te das cuenta que te está haciendo sentir culpable de tu propia enfermedad? Has caído en una trampa muy común de nuestro cerebro, nos pasa a todos, se le llama falacia de autoridad. Estas tan convencida de que ese hombre sabe lo que hace, que dudas de ti misma y de la evidencia.  Son personajes endiosados, que ejercen su “medicina alternativa” aislados del resto de profesionales. No interactúan ni se ponen al día de los nuevos descubrimientos de la ciencia, ni de la medicina Y muchas de sus prácticas están en contradicción con lo que se ha ido demostrando pacientemente y rigurosamente a través del saber de cientos de generaciones de científicos

 

NATALIA- Tu no lo comprendes, su sabiduría viene de tiempos remotos. Tiempos en que la humanidad era más sabia y más civilizada. Son prácticas que se usan en oriente hace milenios y les funciona. Lo que ocurre es que las farmacéuticas no quieren que se sepa porque se les acabaría el chollo.

YO- Posiblemente el origen de estas prácticas fueron respetables ya que no se conocía otra cosa. Pero han pasado muchas cosas desde entonces, Natalia, se ha descubierto la penicilina, las vacunas contra la polio, el ADN, el átono, los quarks, el gluon, el fotón, la mecánica cuantía, la relatividad, ¿sigo? Y esas prácticas “alternativas” no cambian, son dogmas de fe, no evolucionan, ni para bien ni para mal. Es como si me estuvieras diciendo que tendríamos que volver a las ejecuciones públicas porque se practicaban en la antigüedad, después de demostrado que no funcionan como re-conductor de maleantes.

 

Y luego ¿Quién crees que comercializa todos esos potingues que te vende tu “medico” si no las farmacéuticas? ¿A quién se le acabaría el chollo dices? Siempre con tus conspiranoias---jajá no te enfades

NATALIA- Mi “medico” tiene masters de todo el mundo y me habla de cómo canaliza energía cuántica, modificando holísticamente mis bio-vibraciones. Está demostrado científicamente lo que hace.

 

YO- Este sujeto lo que hace es usar palabros rimbombantes que suenan a ciencia para parecer más creíble, pero no sabe de lo que está hablando. Natalia, por favor ¿quieres escucharme un poco más y te explico lo que es demostrar científicamente?

 

El método científico con sus componentes, observación, experimentación, formulación, verificación y comunicación es el mejor método que tenemos hasta ahora, para conocer las leyes que rigen la naturaleza que nos envuelve. Esto no quiere decir que sea infalible, está hecha por hombres. Es un método lento, difícil, a veces con problemas para la observación o la experimentación. La cuestión es que no todo el mundo está dispuesto a pagar el precio que supone. Como consecuencia a veces los resultados son mal interpretados, manipulados o negados por intereses políticos, sociales o económicos. Como la oposición a los transgénicos, los ineficaces productos de belleza o la comida bio !! Aun así, los resultados de la ciencia son inmejorables como las vacunas que han salvado millones de vidas, la penicilina, internet que me está facilitando seguir ese curso que me apasiona, etc.

Hay campos de estudio que impulsados por este éxito pretenden hacerse pasar por serios, pero no están dispuestos a pagar el precio que supone el método científico. 

La ciencia, en mayúscula, busca leyes generales que nos funcionen todos por igual, por ejemplo, la aspirina nos funciona a todos. Es predictiva en lo que cabe, sabes que si te la tomas te aliviara el dolor de cabeza.  “La medicina alternativa” no puede hacer eso, a algunos “dicen” que les funciona y a otros no, como a ti.

 

NATALIA- Ya, ya, tu siempre tan científica. Pero la medicina tradicional no cura solo pone parches, alarga la vida

 

YO- ¿Ninguna lo hace, pero tú no quieres vivir más y en mejores condiciones? Nos vamos a morir de todas formas …ja jajá

Un poco más de paciencia y te cuento en que consiste eso de la observación, experimentación, formulación y verificación y sobretodo comunicación.

 

NATALIA- Otro día Cristina, otro día

 

Me sentí  triste.  Mientras la veía como se alejaba, mi corazón se encogía al ver que se estaba engordando demasiado. Le tenía que haber dicho que era peligroso no tomarse el eutirox, que si funciona.



 
 
 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Que es una Ligubia?

Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto, según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, hibrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
La podremos cultivar en l…

Mujeres: La adolescencia de Ada

No imaginé que Ada pudiera ser especial;de hecho, cuando me propusieron ser su profesor de matemáticas, me imaginé que iba a encontrarme con otra petulante criatura de la élite, y me alegré de que no fuera así.
Mi amigo John fue el que me comunicó que en la mansión Bifrons estaban buscando un profesor, y me advirtió que debía ir con cuidado con la madre si quería conservar el trabajo. Que poseía el control absoluto de la vida de su hija, y que incluso si percibía que se encariñaba con alguna asistenta, con un profesor o hasta el médico, los despedía sin importarle las consecuencias para su hija, argumentando que había tomado tan difícil decisión para protegerla. Exigía como condición “sine qua non” que no se le contara a la chica quién era su padre, y bajo ningún concepto podía entrar en la casa un solo libro de poesía, algo que me sorprendió siendo ella una buena escritora de tan elaborado arte. Me parecieron unas normas crueles y estúpidas pero que no tendría ningún problema en cumpl…

La singularidad del CE67

— Hola, buenas tardes — saluda.
      — Buenas tardes. ¿Qué número ocupaba?
      — Mostrador veintitrés.
      — Son trece wayermetios con cincuenta y cinco. Deme la tarjeta.  — le dice mientras le acerca el holograma que previamente ha tecleado en la impresora.
      — Un momento por favor, no la encuentro — contesta desencajado.
      — No está permitido ir sin tarjeta — dice molesto el cajero —. Encuéntrela rápido.
    Introduce sus torpes manos en todos los agujeros de su atuendo color blanco y negro, uno por uno. Vacíos, no hay tarjeta. Se extraña. La lleva siempre consigo como establecen las ordenanzas.
     — No la llevo encima --por fin se atreve a decir —. Mañana la traigo para que la pueda validar.
     — Es una falta grave. Tendré que avisar a seguridad.
     — ¡Venga ya!, me conoces — implora —. Vengo cada día a la misma hora.
     — No sé quién eres, no te conozco — le contesta impasible el cajero
     — Mírame a los ojos — suplica —. Te saludo antes y después de abastecerme.…